domingo, 20 de marzo de 2011

BELLA - 6ta. PARTE

Estrella se quedó al lado de Bella, y me pareció muy bien. Yo no fui tan buena persona y me alejé, estaba muy dolida. Había traicionado mi confianza, y aunque la había perdonado, más por pena que por bondad, ya no quería verla más.
Así que me pasé a los tés. Cambié de cafetería para desayunar, dejé de ir a la máquina de cafés, y poco a poco dejé de verlas. A veces me cruzaba con ella por algún pasillo, pero trabajábamos en un edificio enorme, en diferentes plantas, así que no fue difícil evitarla.

Pasaron muchos meses y no volví a saber nada de ella.

Con Estrella tomaba café de vez en cuando, pero jamás, ni un día, le pregunté por Bella, y ella tampoco me comentó nada.
Yo empecé a ir con una panda de alemanes de mi empresa, destinados en Barcelona, y que eran muy divertidos y me enseñaban alemán a cambio de que les aconsejara bares y discotecas. Nunca los mezclé con mis amigos de verdad.

Y apareció Markus.

Markus era un bávaro guapísimo, rubio y con la mirada más tierna e inteligente del mundo. Tenía una sonrisa espectacular, y le brillaban mucho los ojos cuando se reía. Era muy alto y atlético, era simpático y divertido, inteligente y estaba como un queso. Era el antialemán por excelencia y tenía un carácter tan mediterráneo que te encandilaba al momento.

Y, claro, después de esta descripción ya podéis imaginar que me colé por él como una colegiala.

Llegué a maldecir cada viaje que me tocaba hacer, porque me alejaba de las oficinas, y no podía verlo, y ansiaba que llegaran los lunes para mirarlo, adorarlo y tontear con él.

De hecho, tonteamos muchísimo, él se dejó querer y mi técnica de acoso y derribo era tan evidente que todo el mundo se dio cuenta de que bebía los vientos por él. Todos menos él… ¡!??

Empezamos a salir en pandilla los fines de semana, y yo me salté por los aires la promesa hecha a mi misma de no mezclar trabajo con amigos de piel… que más dabas ¿??

Markus se hizo muy amigo de mis amigos, salíamos juntos a todas partes, pero seguía sin ponerme una mano encima.

Un viernes por la noche fuimos a cenar él y yo solos, y yo pensé que era mi momento, él me había insistido en salir a cenar solos porque quería hablar conmigo. Había conocido a una chica y ella le había pedido para salir (que pasa ¿? Hace años todavía se pedía para salir…), y él había aceptado, y como me quería mucho, quería decírmelo personalmente.

Yo me quedé de piedra, y fingí que me alegraba mucho por él y que era una amiga estupenda que sabía aceptar una derrota evidente, y claro como idiota que era, accedí a conocerla.

- Perfecto Dina, eres una tía genial…, ya me imaginaba que ibas a reaccionar así, por lo que le he dicho a Mabel que viniera a tomar café con nosotros. Ahora la llamo…

- Qué bien, Markus ¡!! – ya no tenía escapatoria-.



10 comentarios:

dina dijo...

Pero cómo te quedaste sin el chico???no, no, esta historia tiene que dar un vuelco, no me gustan los finales tristes....

Ellyllon dijo...

La chica de Markus era la Bella sin alma??!!!!!

Besicos
Elly

ODRY dijo...

Nena, no me lo puedo creer, tus historias son adictibas cada vez tienen más intriga, espero ansiosa, no te demores.

Un besazo.

DINA dijo...

dina, a veces los finales que en un principio parecen tristes... son lo mejor que te puede pasar en la vida !!!

Besazos tocaya !

DINA dijo...

Elly, que te voy a decir ?? jajajaa.
Espera al final impaciente !

Besicos y abrazos
imu

Nais dijo...

Ainsss mae que veo que ahora la tipa es la Bella.
Pa mear y no echar gota.

Esto de ir por parte a mi me tiene intrigadisima jamia.

Continua, continua....

DINA dijo...

Odry, ya falta poco.
La verdad es que tenia esta historia muy atragantada, y explicarla me ha ido genial. Todavía me dura la mezcla de shock e indignacion... pero creo que ahora ya se me ha pasado... 15 años después !!!

Besos guapisima

Ellyllon dijo...

titimu molt, ojazos!

sigue escribiendo, petardi!

Besicos
Elly

ODRY dijo...

Pues sí que la tenías atragantada mi niña, ya era hora que la contaras, aunque ahora me siento mal por que yo estaba disfrutando mientras la leía, me parece un relato muy bueno.

Un besazo.

Cruela dijo...

Si es que eso no estaba bien
escribe ya
Besos