lunes, 24 de enero de 2011

A dónde van los Angeles ??


Hace unos días supe que me lee una persona que fue muy especial en mi pasado, que se ha colado a ratitos en mi presente y que, aunque espero que no forme parte de mi futuro, siempre estará en mi corazón, y me hace muy feliz saber que está ahí leyendo mis historias, mis paranoias, y sé que por cada palabra que escribo se le dibuja una media sonrisa en su rostro, sabio, y asiente pensando... “en el fondo es la misma con la que pasé unas Navidades irrepetibles”...

Eso me dio que pensar en las relaciones que mantenemos con las personas que han pasado por nuestra vida, que han sido importantes, a veces indispensables. Personas sin las que no sabíamos vivir, dignas de toda nuestra confianza, merecedoras de nuestro amor, amistad, cariño, ceguera incondicional, sordera incurable... y que, por avatares de la vida pasan... y todo aquello que parecía indestructible cae cual torre de naipes, de un soplido.

Recuerdo una historia que tuve con J, hace muchos años, demasiados quizá, que con los años se ha hecho imborrable en mi cabeza, que no en mi corazón... Era edad de muchos wiskies, muchos cigarros y mucha ida de olla, pero jamás olvidaré una conversación surrealista, seguramente la más surrealista de toda mi vida en la que me dijo:

- DINA, tú eres un angel ¡!!
- Y tú estás borracho...
- Si, pero tu eres un angel que ha venido a mi vida por un tiempo corto. Me ayudarás a encontrar mi camino y desaparecerás...
- Y tú estás borracho...
- Si, estoy borracho, pero recuerda esto DINA, hay gente que pasa y se queda, hay gente que pasa, y solo se asoma, y hay gente que se cruza en la vida de otros con una función, esos son los ángeles de la vida. Y tú eres mi ángel.


Y realmente fue así, fue un tiempo corto, pero muy intenso, en el que le mostré su camino, irse con otra persona que no era yo... luego desaparecí, desapareció, desaparecimos ambos, y jamás he vuelto a saber nada más de él, pero sé que está bien y feliz.

Y así pasa con muchas personas, mantenemos relaciones con amigos, con novios, con familiares, y después de tantas cosas vividas, dejamos de mantener la relación, perdemos el contacto y todo se pasa...

Y yo me pregunto... A dónde se van los momentos que parecían inolvidables, los besos, los abrazos, los suspiros, los bueno deseos, los pensamientos de futuro... todos esos sentimientos que, de tan intensos, se consumen, se esfuman, pero ME NIEGO absolutamente a pensar que se olvidan.

Así que, a dónde van ??

Pensad todos en esas personas que han pasado por vuestra vida, esos ángeles. Estoy segura que cada uno de los que ahora me leéis tenéis a alguien que fue muy importante en vuestra vida, y que por tonterías, o sencillamente por dejadez ya no lo es tanto.

Buscad esos momentos y sonreid, porque habréis encontrado un pequeño tesoro en algún recodo de vuestro corazón.

Y que sensación tan deliciosa es arrebujarse en el sofá, ponerse cómodo y sonreir recordando buenos momentos y a buena gente... verdad ????

2 comentarios:

ODRY dijo...

Yo creo que no se van, se funden con nosotros y nos forjan nuestra personalidad, todo esta en nosotros, lo bueno y lo malo, nos hace ser como somos.
Me encanta la idea de ser un ángel para alguien, entrar y salir de su vida, sabiendo que va a ser feliz.
Es una historia preciosa y tú con tus post, también eres un ángel para la gente que te lee y descubre una persona tan especial

Un besazo.

Cruela dijo...

Yo tuve un ángel de esos, no sé si yo le ayudé pero sí que él sin saberlo nunca me ayudó porque me hizo comprender que nunca hay una camino trazado para nadie que el destino existe y a veces lo encuentras después de muchos vericuetos y que lo que parecía imposible de sobrellevar no lo es.
Mi angel está en el cielo o donde tiene que estar mientras sea feliz... no se olvidan forman parte de tí siempre y te hacen crecer como persona
Besos