miércoles, 8 de junio de 2011

Nochecita Toledana

Una de las cosas a las que más me costó acostumbrarme cuando me fui a vivir al campo fue el silencio. Por las noches no podía dormir, echaba de menos el ruido de los coches, las voces de la gente del pub de enfrente de mi antigua casa, y los millones de ruidos que tiene una calle concurrida del centro de una gran ciudad.

Con los años me he acostumbrado y, ahora, mira tú por dónde, es una de las cosas que más valoro de vivir a millones de años luz de la civilización y las tiendas.

Pero… hay que ver lo atronador que puede ser el silencio si te paras a escucharlo ¡!!!

Anoche no podía dormir.

Me atacó a traición y sin avisar un horrible dolor de estómago, y no había forma de encontrar una postura que atenuara el dolor, y entre vuelta y vuelta, me fui quedando con todos los ruidos que atenazan mi campo.

Empecé con el concierto de mis vecinos folladores. Su casa está adosada a la mía, y anoche llegué a creer que su habitación estaba en la mía ¡!

Que un martes lluvioso y frío, a las 12 de la noche, folles después de muchos años de matrimonio me parece algo genial, pero, por favor, cumpliendo 3 puntos básicos de convivencia:

- Evitar el chirrido de los muelles.

- Eliminar los cabezales y no dar golpes en la pared, o en su defecto follar en el suelo.

- Evitar los gemidos, aullidos y demás expresiones guturales de placer.

Además, para mi sorpresa, aguantaron más de una hora, y ya tienen una edad… pero dado que di un par de golpes en la pared a modo de aviso, creo que la realidad fueron los 12 minutos de rigor, y el resto se turnaron para mover la cama y fingir multiorgasmos.

Acabada la sesión de sexo nocturno, que yo quise emular, pero mi estómago no me dio chance, seguí escuchando ruidos, los grillos, el ladrar de un perro, sonidos sin identificar, crujir de la madera (no sé qué madera porque en mi casa no hay), y millones de ruidos más que me han agobiado hasta las 4 de la mañana, en que ya, vencida por el cansancio, me he quedado en estado de coma profundo.

Esta mañana al salir de casa me he encontrado a mi vecina. Ella con una sonrisa inmensa, yo con unas ojeras más grandes aun…

Las dos hemos trasnochado pero me da a mí que ella no ha escuchado nada de nada ¡!!!



8 comentarios:

dina dijo...

Pobrecita mia...

Prosapia dijo...

jajajaja una vez me pasó algo así, que no sé que comí que me entraron los 7 males de golpe, y me pasé desde las 2 hasta las 4 de la madrugada yendo y viniendo del baño a "descargar" por arriba y por abajo... un horror, encima tenia que levantarme a las 6 de la mañana para ir a clase... evidentemente no me enteré de nadaporque me encontraba tan mareada que las letras bailaban solas jajaja
besitos guapa!

Anónimo dijo...

Genial Dina, este post, es genial. Toda la razón del mundo, El silencio habla y mucho; siento lo de to estómago, supongo que también "chirrió" lo suyo.

Por cierto toda la razón en cuanto a follar, hay que follar con clase y dignidad; o no?, no hace falta fantasear para que se enteren los vecinos por que ya se sabe que "perro ladrador poco ...." Además con la edad mejor calidad, no?, claro que de jóvenes algunos ya dan calidad media-alta.

Saludos, y lo dicho, escribes de fábula.

DINA dijo...

Gracias dina, por tu compasión, la verdad es que la noche que he pasado no se la deseo a nadie !
Un beso tocaya

DINA dijo...

Prosapia, esto de los estomagos movidos es chunguisimo.
Hoy estoy zombie total, me pasa como a ti...
Por cierto, me ha encantado tu meme-test. Lo mismo te copio.
Besazos guapa

DINA dijo...

Anonimo, mi estomago sigue igual, dueleeeeeee !!! Espero que esta noche, ni chirrie , y que mis vecinos no follen, y así pueda dormir plácidamente.
Y si, la dignidad siempre, para los polvos, para la vida, para el trabajo... para todo !

Un beso anonimo. La verdad que aunque no te identificas, te he cogido cariño. NO dejes de venir a verme, aunque sea virtualmente.

Anónimo dijo...

Solo cariño?, vaya eso me gusta, no dejare de venir a "verte", recuerda que para mi siempre es navidad, es decir tiempo de felicidad.
un beso y hasta otra

Nais dijo...

Jajajaja, me da a mi que tienes razón, tu vecina no ha oido nada.

Mu gueno.

Un besazo.