martes, 6 de noviembre de 2007

Amigo y Maestro

Hace dos años hice un cambio radical en mi vida. Dejé la soltería, me vine a vivir al campo con mi churri y cambié de empresa. Todo un cambio radical.


Al principio me costó acostumbrarme y adaptarme a muchas cosas, la nueva casa, la ausencia de tiendas en la calle, la presencia de caballos y ovejas a la vuelta de mi casa, la convivencia con mi churri... pero lo que más me costó fue el cambio de trabajo.

El trabajo era el mismo, pero yo venía de una empresa donde estaba muy a gusto, donde me llevaba muy bien con todo el mundo y donde había un sistema que a mi me parecía perfecto y que tenía muy aprendido.
Aunque el fondo era igual, las formas eran atávicas y antagónicas, horribles a mi modo de ver. La gente que trabajaba en mi departamento era muy rara, y yo durante el primer mes pensé día y noche que me había equivocado, que tantos cambios no eran buenos, y que este había sido el peor... Cada día llegaba a casa llorando y martilleaba a mi churri con el mismo cantar... y él se sentía culpable y responsable de mi malestar y todo era muy complicado. Los cambios tienen estas cosas ¡!!

Pero el destino, la fortuna, o vaya usted a saber quien, me hizo un regalo con nombre propio. AR.


AR, todo un caballero, trabajaba en mi departamento, y justo se sentaba a mi lado en la oficina. Un gran profesional con más de cuarenta años de experiencia que me cogió de su mano y se encargó de enseñarme todos los entresijos de aquella casa y de sus habitantes...
AR se jubiló a los pocos meses de mi llegada a la empresa.
Por avatares de la vida, que da tantas y tantas vueltas, acabó su vida laboral sentado en una mesa que no le tocaba y le iba pequeña, y al lado de una chica nueva que se pasaba el día preguntándole por todo. No sé si es un buen final, pero desde luego él se merecía mucho más.

Me dio mucha pena no coincidir más tiempo con él en la oficina. Era un placer escuchar sus enseñanzas, sus historias de cuando era joven, sus comienzos en el mundo del turismo y nunca, nunca dejabas de aprender cosas de él, y lo mejor era que él siempre estaba dispuesto a enseñar con mucha paciencia y generosidad...

Hoy AR es mi amigo, y sigue siendo el Hombre de Mi Vida Laboral, pero ante todo es mi amigo y mi maestro.

Cada vez que salgo de viaje él me explica trucos muy útiles para que vayan mejor las cosas, me cuenta detalles de los destinos y me da consejos muy valiosos. Y yo los recojo con mucho cariño y más interés porque sé que son de gran utilidad, son un pequeño tesoro.


Me encanta oírle hablar, y cuando quedamos, en citas clandestinas por esos avatares de la vida que no para de voltear, se nos pasan las horas rápidamente. Jamás vi tanta pasión y tanto amor por una profesión, por una vida en realidad, y tanta profesionalidad hasta después de haber dejado el trabajo, aunque como él dice, los que nos dedicamos a esto lo hacemos toda la vida, hasta que nos vamos al otro barrio... nuestro último viaje...

AR me conoce y sabe que no soy muy dada a expresar mis sentimientos, pero también sabe que es una pieza muy importante en mi vida. Mi amigo y maestro...

Rei... t´estim ¡!!!

7 comentarios:

pandora dijo...

Con amigos así....la suerte de tropezar con gente tan bella por dentro, algo que así que se conserva por los siglos...me alegra de que tú lo tengas.

un beso desde mi caja.
pandora.

aunqueyonoescriba dijo...

Que suerte encontrar alguien así, con quien puedas hablar y además resuelva tus dudas profesionales

BACCI dijo...

Yo creo que antes la gente era más dada a "regalar" sus conocimientos en pro del buen funcionamiento de toda la empresa y los trabajadores. Hoy parece que gana el más trepa y rara vez se ayuda al compañero. Aprovecha ese "maestro" q te ha tocao en suerte!!!!!

Pau Gaultier dijo...

Aquí me tienes....

Que suerte tienes de dar con gente así, que no le importa echar una mano ni pasarte un brazo por el hombro cuando te hace falta. Esos son los que tenemos que guardae como un tesoro...

En cuanto a lo del pibón que te cambia la vida, normal que quiera cambiártela porque tu vida es ÚNICA... y sabes por que? porque tú eres única.

Un besazo Dina, me haces pensar y comerme el tarro, pero me tienes enviciaditaaaaa............

Muak preciosa!!!!

Costia dijo...

La verdad es que es una suerte encontrarse gente así, pero me da la sensación que tú también se lo pusiste muy facíl.
Un besote Preciosa

Ellyllon dijo...

Nena, yo no dejé un comentario aquí ayer???????????

Hostia, estoy fatal, eh????

jajajajaajajajjaajjajajaja

Imu
Elly

jimmy dijo...

felicidades por esta relación, pero no creo que sea suerte, seguramente fuiste tu la que viste lo que podía dar esta persona y tu, por tu forma de ser, recojiste rápido esa energia positiva que te está dando esta persona. Me refiero, que seguramente en nuestras respectivas vidas han pasado personas que tienen mucho que dar, pero no siempre nos damos cuenta y las dejamos pasar.
Madurez con juventud....que coktail más bonito.
salud...