jueves, 3 de julio de 2008

Pasa La Vida


“Pasa la vida, igual que pasa la corriente cuando el río busca el mar, y yo camino indiferente , donde me quiere llevar”.
Qué gran canción ¡


A veces me pregunto dónde me quiere llevar la vida. Porque, la vida nos lleva por donde quiere o somos nosotros los que escogemos el sendero por el que caminamos ¿???

Hoy, a la hora de comer, que es el único rato que tengo para estar en silencio y pensar en estas cosas vacuas e indiferentes que tanto me diferencian, me he visto sentada en un parque, comiendo una manzana con los pantalones arremangados y tomando el sol en una postura políticamente incorrecta y fumando un cigarrito de emergencia (porque yo sigo convencida de que he dejado de fumar, aunque fumo cada día más, ya me he fumado el cartón de agosto...), y visualizándome a mí misma con tremenda guisa, me he preguntado cómo podía haber llegado a una situación así, comiendo una manzana en un parque solitario y fumando a escondidas...
Y todo por salir una noche y conocer a un chico que me cambió la vida... O se la cambié yo a él, o la vida me cambió a mí ¿??
Siempre he sido muy negada a creer en las cosas inexplicables, llámese destino, tarot, sueños premonitorios, adivinación y demás artes esotéricas, que me suenan más a manicura previo pago que a una ciencia real, pero muchas veces no puedo dejar de pensar hasta qué punto los hilos de nuestra existencia no son armas de doble filo que nos pueden cambiar la vida completamente. Y en el caso que esto ocurra, que grado de “empujón” tiene la casualidad, y que grado decisión propia tenemos nosotros ¿? Porque muchas veces la vida va como encarrilada, y viene todo rodado, así que realmente te dejas llevar y caminas indiferente hasta donde te quieran llevar, o decides que vas a cambiar ¡???
Yo acabé, por amor, viviendo en el campo y comiendo manzanas, mientras fumo auto engañada en un parque, con lo cosmopolita que yo he sido.
Mi amiga Flor, tan liberal, tan moderna, tan fresca y tan antiboda, por una casualidad en forma de encuentro está recasada ( porque se ha casado por la iglesia y por el juzgado, digo yo que no se fiaba mucho de la firma sagrada, y quiso constatar con el juez) y esperando su primer retoño, ella que ni siquiera de pequeña jugó con muñecos...
Mi amiga B, que se equivocó de empresa al enviar un curriculum y aun así la llamaron, y ahora vive en Turquía y es directoraza de una empresa de turismo...
Y millones de casos de conocidos y desconocidos que viven vidas tan dispares a lo que vivían o pensaban que vivirían, y todo por una casualidad... ó decisión ¿??


Y pasa la vida igual que pasa la corriente,
cuando el río busca el mar
y yo camino indiferente, donde me quieran llevar.


Yo, ya no me lo planteo más ¡!!!

9 comentarios:

Nur dijo...

El mayor misterio de la vida es la vida en sí misma; al igual que tú, cuántas personas he conocido que juraban y perjuraban que jamás se casarían, o se comprarían un monovolumen o un chalecito en las afueras...Y ahora todos se casaron, tienen hijos con monovolumen para llegar a su casita de las afueras.
La vida es muy caprichosa, y hace de nosotros lo que la place. Supongo que el punto de inflexión es lo único que nosotros podemos marcar, y a veces ni eso.
Yo iba a ser una excelente juez, pero terminé la carrera y mis expectativas cambiaron por completo.Mejor o peor?No lo sé, diferente desde luego, satisfactorio, casi siempre.
Un besote.
Nur.

Telma dijo...

Me encanta el tema que has escogido para tu blog, Dina. Entre otras cosas porque, finalmente, ya estamos en esa maravillosa edad en que nos damos cuenta de donde nos està llevando la vida. Es más, nos damos cuenta de todo lo vivido, y saboreamos el presente (por lo menos hablo por mí) y nos damos cuenta que, para lo bueno y para lo malo, lo mejor es dejarse llevar por la corriente de la vida..Unas veces bueno, otras veces malo...pero es nuestra VIDA, y es la que tenemos, y no tendremos otra oportunidad. Así que, hace ya un tiempo que decidí disfrutar los malos y los buenos momentos, es decir ser consciente de todos los momentos. A mí me trae mucha serenidad. De los malos momentos aprendí y aprendo, y de los buenos...bufff...también! Y por último, después de la parrafada... Una frasecita...
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes!" Es cierto, o no? Besos guapetona!!!!!!!

Ellyllon dijo...

Jodía niña siempre pensando y haciendo pensar!!! jajajajaajajajaj

Antes que nada decirte que uno no se puede casar sólo por la iglesia. Me refiero a que legalmente la que vale esla firma del juzgado, así que uno de los papelotes que se firman en la misa al final es ése. No, no me he casao nunca y no me preguntes cómo lo sé porsque huyo de las bodas hasta de los amigos!! jajajajajaja (bueno, si tu te casas algún día sí que iré con las crías jajajajaja).

En fin, nena, "la vida es asínnn", una gran frase de una amiga de hace años! jejejejeje

Y Aunque te fumes un piti a escondidas comiéndote una manzana en una postura poco ortodoxa, tu vida en el campo con el Dino te compensa! Así que no pienses tanto y disfrutaaaaaa!!!!

IMU
Elly

Cruela dijo...

Bueno y qu� te vou a decir yo....

qu� hace una chica como yo en un sitio como este... si lo m�o no era previsible, no estaba destinada a vivir en Espa�a... y a mi C lo encontr� en un aeropuerto cuando se supone que yo llegaba en tren... no deb�a de estar all� no era lo que se supone me tocaba pero quiz� era mi destino... eso si fui capaz de seguirlo y no perderme las oportunidades....
as� que yo creo que la vida es un largo pasillo lleno de puertos que se abren y cuyo umbral tienes que atreverte a cruzar...
Besoooos

FLACA dijo...

No puedo pensar que mi vida dependa de un destino exterior a mí; en todo caso lo que se presentan siempre son opciones, pero uno elige siempre.El destino es el carácter y el ser humano siempre está en conflicto,escogiendo entre una opción u otra.Elegiste irte al campo porque, sin dudas, el amor es más importante que vivir en la ciudad; Cruela decidió no perder nunca más de vista a su querido después que se le cruzó en un aeropuerto en el que estaba por casualidad; yo decidí perseguir por cielo y por tierra al de platinada cabellera después que lo conocí en un concierto al que yo no quería ir. No sé, quiero decir que la casualidad nos pone las cosas en frente,pero es una la que debe decidir buscar o dejar pasar, si o no, siguir o me quedarse.
De todas formas, tal vez lo mejor sea hacer eso, despatarrarte comiéndote una manzana, sin pensar demasiado,dejándote llevar, disfrutando de lo bueno y no dando bola a lo malo.
Besote.

Nais dijo...

Pues yo pienso que es el destino, cada uno lo tenemos escrito y ocurre lo que tiene que ocurrir, ni más ni menos. En fin que mejor no pensa el porque de la vida porque no tiene respuesta.
Un beso.

Veïna dijo...

Aiiiiiiii Dina siempre con tus reflexiones... pues hace tiempo que dejé de planear nada y me dejo llevar aunque por pensarme demasiado las cosas, aún a día de hoy pienso que me pierdo mucho. Así que muchas veces ni siquiera me paro a pensar y actúo y desde hace un par de años me apunto a un bombardeo si hace falta!

Cuando era adolescente mis planes eran estudiar mucho y ser maestra, casarme y tener niños bien joven para poder disfrutar de la vida plenamente a partir de los 40 y vivir tranquilamente... en cambio mi vida es una locura, siempre deprisa sin tiempo, no soy maestra ( menos mal!!! ), no me he casado, no tengo hijos y no soy ni la sombra de lo que siempre había imaginado, y para nada quisiera tener una vida parecida a la que aspiraba en su momento. Estoy feliz con la mía, en plena libertad, sin dar explicaciones y demás... podría mejorar??? pues sí, pero también podría ser peor, así que disfruto de la que tengo y el futuro o el destino, quién sabe ya dirá...
Ohhhhhhhhh que rollo he soltado.

Petonets

Prosapia dijo...

yo he pensado eso infinidad de veces, si no hubiese ido a tal colegio no habria pasado aquello, si no hubiese trabajado ahi no habria conocido a fulanito...
yo creo que todo eso habita en un universo paralelo jajaja
besos

Anónimo dijo...

Yo creo que el destino no esta escrito en ningun lado. Pero si existen las casualidades. O los trenes que llegan tarde, o pronto o nunca...

Yo ando buscando mi destino. Y no me doy cuenta de que la vida va pasando...

Claudia, la aparecida.